Política.

Cinco fórmulas para elegir candidatos

Bogotá
1/1
Cinco  fórmulas para elegir candidatos
Foto archivo El Nuevo Siglo
Consenso; las consultas internas, populares e interpartidistas; y las firmas son los instrumentos para definir las cartas

___________

En pocas semanas los partidos escogerán sus candidatos para la Alcaldía de Bogotá en los comicios de octubre próximo, tarea nada fácil por el amplio abanico de postulados al cargo y los intereses que siempre se mueven en la toma de estas decisiones.

Sobre la mesa hay cuatro instrumentos para que las colectividades adopten sus determinaciones en este sentido, a lo que hay que sumar las aspiraciones por firmas apoyadas por los ciudadanos.

A continuación EL NUEVO SIGLO analiza los pros y los contras de cada uno de estos mecanismos en función de las candidaturas que resulten.

Encuesta

. Pros: se realizan en poco tiempo permitiendo como consecuencia a los partidos tener su candidato con buena antelación a los comicios de octubre venidero. Ello sin duda es una ganancia porque permite más exposición pública del aspirante en lo que se podría denominar la precampaña.

Por esta misma razón dicho mecanismo ayuda si las colectividades contemplan hacer coaliciones con otras fuerzas y definir el candidato único en las consultas interpartidistas de mayo próximo.

. Contras: es un mecanismo que si bien consulta la opinión pública, en la práctica luce cerrado para la gente porque la encuesta es contratada por el partido con una compañía para que la desarrolle, la cual define el tamaño de la muestra, en cuáles sectores de la ciudad hacerla y a quién preguntar.

Además por las mismas características del mecanismo no despierta entusiasmo en la gente, perdiéndose durante el tiempo de su realización la oportunidad de posicionar la imagen de los candidatos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que en Colombia a pesar de la tradición y experiencia de las principales firmas encuestadoras, en no pocas ocasiones ha sido puesta en tela de juicio la credibilidad de sus estudios electorales.

Consenso

. Pros: es el mecanismo que sobre el papel resulta más rápido para la escogencia pues basta que se pongan de acuerdo entre los precandidatos acerca de quién seguirá en carrera, atendiendo por supuesto a las posibilidades reales de cada uno de hacer una buena campaña y de resultar elegido.

También tiene la ventaja de evitar fracturas o polarizaciones en la colectividad que pueden surgir por la pugnacidad entre los sectores que apoyan a los distintos aspirantes.

El consenso de igual forma permite al aspirante resultante avanzar en la precampaña posicionando su nombre.

. Contras: es un instrumento cerrado y como tal sus resultados son materia de interpretaciones por la militancia del partido y la propia opinión pública, en donde se puede pensar que la escogencia no fue el fruto del consenso sino que se hizo a dedo y en medio de componendas orquestadas por los sectores dominantes de la colectividad.

Consulta interna

. Pros: es un mecanismo valorado porque promueve la democracia en los partidos permitiendo a los afiliados participar en la toma de decisiones, como sería en esta oportunidad la selección del candidato a los comicios de alcalde de Bogotá el 27 de octubre próximo.

Otro hecho positivo en las consultas internas de mayo próximo es que no implican un gasto para los partidos porque son financiadas por el Estado y su implementación estará a cargo de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

. Contras: el principal problema es que no permiten al candidato escogido en las urnas pensar en hacer una coalición con otras fuerzas políticas, ello debido a que las consultas internas, populares e interpartidistas se realizarán simultáneamente el próximo 26 de mayo.

Es decir, que ese día mientras un partido escoge su carta en una consulta interna, otras colectividades que pactaron hacer una coalición desarrollan una consulta interpartidista para elegir un candidato único.

Otro problema de la consulta interna es que la mayoría de partidos no tiene al día el listado de sus afiliados y hay problemas de carnetización. Ello podría generar inconvenientes a la hora de establecer quién puede votar en mayo.

Consulta popular

. Pros: tiene la ventaja que la decisión que se tome en la escogencia del candidato se dio en las urnas, no solo por la militancia de la colectividad sino por otros ciudadanos pues por tener el carácter de abierta cualquiera puede participar.

Además los precandidatos tienen el plus de ganarse unos meses de campaña anticipada porque la norma electoral permite hacerla de cara a las consultas internas, populares o interpartidistas, una gabela nada despreciable en un momento en que los aspirantes a ocupar el Palacio Liévano buscan empezar a posicionar sus nombres en el electorado.

. Contras: tiene también el inconveniente que al candidato escogido le queda castrada la posibilidad de hacer alianzas o coaliciones porque el mismo día que se efectúan las consultas populares (26 de mayo próximo) se hacen las consultas interpartidistas.

Se corre el peligro de una baja participación del electorado en las consultas, lo cual más allá de un presupuesto pesimista, podría ser una realidad porque históricamente la principal falencia der este mecanismo en el país es que la gente no acude porque le da menos importancia en comparación con las elecciones.

La escasa participación en una consulta popular podría ser tomada para el candidato que resulte escogido como un mal presagio para las elecciones de octubre venidero.

 

Firmas

. Pros: permite a cualquier persona participar en las elecciones con el respaldo de las firmas de ciudadanos sin tener que hacer fila en los partidos para recibir un aval y al final que en muchos casos le digan que no.

Además permite, por las mismas falencias de las normas que regulan los candidatos por firmas, ganar cerca de tres meses de campaña en comparación con los postulados de partidos, pues al tiempo que recogen las rúbricas de respaldo hacen una campaña disfrazada.

De igual forma estos candidatos tienen el chance de recoger firmas y en determinado momento del camino buscar ingresar a una coalición con los partidos.

. Contras: hasta hace un tiempo los candidatos por firmas eran vistos por muchos como ciudadanos independientes que preferían recorrer este mecanismo por aborrecer la politiquería propia en los partidos. No obstante esta percepción ha ido cambiando debido a que ahora los políticos de carrera también acuden a este instrumento por las ventajas que ofrece y para aprovechar sus falencias, como poder hacer una campaña anticipada.

 

Continúa Leyendo


Powered by Sindyk Content
Arriba