Cultura y Sociedad.

¿Por qué la serie 'Élite' se convirtió en un "caballo ganador"?

Bogotá
1/1
¿Por qué la serie 'Élite' se convirtió en un "caballo ganador"?
Anadolu
Daniel de la Orden, uno de los directores de la serie española con mayor audiencia internacional de la plataforma Netflix, habló sobre su éxito. 

 

Poco se puede decir de la serie 'Élite' a estas alturas. Ha logrado ubicarse como la serie española con mayor audiencia internacional de la plataforma Netflix. Este thriller drama, que narra las vivencias de un grupo de jóvenes de un instituto de clase alta, no ha dejado indiferente a nadie: drogas, sexo, ambigüedad moral y también narrativas que hasta ahora pocos se habían atrevido a explorar. La serie habla abiertamente del VIH, de raza, de religión, de homosexualidad. Y todo esto alrededor del asesinato de una de sus protagonistas.

Detrás de esta ficción, creada por Darío Madrona y Carlos Montero, se encuentra otra gran peculiaridad que ha contribuido al éxito de la serie: el joven director Daniel de la Orden.

Tiene tan solo 29 años y lleva ya cuatro películas a sus espaldas: El mejor verano de mi vida; Litus; Wedding Planner; Barcelona, noche de invierno y Barcelona, noche de verano, además de dos películas que está rodando actualmente, así como la primera y segunda temporada de Élite.

Rehúye de términos como “niño prodigio” y odia las comparaciones con otros directores de su misma generación, como el canadiense Xavier Dolan.

Tienes tan solo 29 años y has rodado más películas que Alejandro Amenábar a la misma edad. ¿Siempre has tenido claro que querías hacer cine?

Siempre. Desde muy pequeño. Quiero decir, jamás me he plantado otra cosa que no sea hacer cine. De todas formas yo soy, principalmente, director de actores. Es decir, pocas veces he escrito el guion o me he encargado de la producción. Lo que me apasiona realmente es dirigir.

En la escuela de cine (Escac, Barcelona) aprendimos un poco de todo: fotografía, guion, efectos especiales (...) Pero luego te das cuenta que a la hora de grabar cada persona lleva a cabo su función, y la mía es dirigir. No me gusta la producción. Me gusta contar una historia, pero donde yo no sea el máximo responsable, tan solo el encargado de conseguir transmitir algo con esa historia. Y eso es lo que hago. Llevo la historia a mi terreno e intento conectar con el público.

La gran mayoría de los géneros que has producido -a excepción de Élite- son comedia. ¿A qué se debe?

Creo que la comedia está infravalorada y en España somos muy buenos haciendo comedia. Una de nuestras mayores virtudes es que sabemos reírnos de nosotros mismos y lo hacemos bien. Además, la comedia es un género que te permite, desde la perspectiva de director, muchísimas posibilidades creativas y, desde la perspectiva del espectador, pasar un buen rato viendo cine. La verdad es que adoro películas como Armageddon, Jungla de Cristal o Transformers. Cuando estaba en la escuela de cine me daba vergüenza admitir estos gustos. Parecía que todo debía ser cine de autor y grandes obras de la historia cinematográfica, pero luego te das cuenta que en la realidad lo que funciona es la comedia y las películas románticas. Son las que hacen vibrar a un mayor número de público.

¿Es por eso que siempre te mueves en un mismo género?

La verdad es que se me da bien el cine con tintes populares. Me gusta poder conectar con el mayor número de personas posibles y eso lo he encontrado en dos géneros clave: comedia y romanticismo. También hago cine sobre cosas que he vivido o experimentado. Un ejemplo es la película que tengo prevista grabar a mediados de año. No quiero contar mucho sobre el argumento, pero es una experiencia vivida en primera persona. Fue una experiencia sentimental dura y bien podría darle forma de drama, pero he elegido darle otro tinte a la narrativa. Convertirla en comedia romántica.

Con la serie Élite has salido de esa “zona de confort”. ¿Que te llevó a dirigir una serie de thriller y drama juvenil?

Carlos y Darío (los creadores de la serie) son conocidos míos y les gusta el trabajo que hago. Cuando me contactaron para dirigir varios de los capítulos, dudé. Pero después de leer el guion y conocer a los actores estaba convencido de que iba a ser un éxito.

Y así fue. Líder de audiencias a nivel internacional. ¿A qué crees que se debe?

El drama adolescente es por sí solo uno de los géneros que mejor funciona. Si a eso le sumas el thriller y cómo la serie rompe con todos los estereotipos, con sus personajes moralmente ambiguos, tienes un caballo ganador. Se trata de una serie de estética sexy, con una gran fotografía donde el espectador es capaz de empatizar con los personajes -por muy distintos que le resulten- y donde se toman decisiones erróneas que tienen consecuencias. Todo ello tiene lugar en un colegio de clase alta, donde vemos un estilo de vida aspiracional, con un universo propio que engancha.

Y por otro lado nos estalla en la cara una narrativa que incluye dudas en torno a la orientación sexual, donde uno de sus personajes no sabes si es gay o no, pero donde el entorno no lo juzga ni lo oprime. Lo mismo sucede con el tema del VIH. Pocas series juveniles se han atrevido a tocar temas como los que desarrolla Élite, y de una forma tan natural y no forzada. Creo que en todos esos ingredientes radica el secreto de su éxito.

¿Qué opinas de algunos comentarios de críticos que se han referido a la serie como un “placer culpable”?

Odio esa frase. La odio. Es muy condescendiente. Es como decir “soy muy inteligente, solo veo cine de autor, pero no entiendo cómo he podido verme la serie entera. Reconozco que es una mierda, pero me gusta”. Sinceramente, creo que esos comentarios están por encima del contenido cultural de la serie, que ha demostrado ser una lección para muchos.

Después de tu experiencia, ¿prefieres televisión o cine?

Es muy distinto. En el cine le damos demasiadas vueltas a todo. Muchas veces de manera innecesaria. En televisión no tienes tiempo de hacerlo. Es todo mucho más rápido. No hay tiempo para “perfeccionar” planos y, sin embargo, la calidad sigue siendo igual de buena.

¿Vas a repetir como director de Élite?

Sí, de hecho actualmente estamos grabando la segunda temporada. Esta vez estoy mucho más relajado. Cuando dirigí los últimos capítulos de Élite entré cuando estaba todo empezado. Tenía bastante miedo de levantar la voz, porque era la primera vez que hacía algo así. Sin embargo, ahora va todo rodado. Hay mucha química con los actores y mi principal miedo, teorizar sobre los personajes sin prejuicios y entendiendo sus propias contradicciones para definirlos de la mejor manera posible, es ya agua pasada. Miedos de principiante, supongo.

Continúa Leyendo


Powered by Sindyk Content
Arriba